Lectura recomendada

Libro “7 disciplinas espirituales para la mujer”

A principios de enero inicie con la lectura de este libro de la hermana Liliana Llambés. Ella es misionera de International Mission Board y ha servido en el campo misionero en República Dominicana por más de 15 años junto a su esposo Carlos.

La hermana Lily es una gran mujer del Señor con mucho amor por su obra y eso se evidencia en su forma de presentar el evangelio y en su reciente libro.

Quise iniciar mi año de lecturas con este libros. Me llamó la atención su título. Formarnos en todo lo que tenga que ver con crecer en nuestro tiempo con el Señor y Su Palabra es lo mejor que podemos hacer.

Lily escribió siete disciplinas espirituales, un capítulo para cada una. Y debo decir que disfrute de principio a fin cada instrucción, cada enseñanza escrita allí.

En el prefacio, Lily nos habla primeramente de la base para las disciplinas espirituales, y es nuestra fe, lo que nos une a Jesucristo y un enorme deseo de profundizar en Él. De ahí nuestro deseo de crecer en las disciplinas espirituales.

Las disciplinas espirituales son hábitos que nos ayudan a crecer en el Señor, en una relación intima con Él.

Liliana Llambés

Son prácticas espirituales que él Señor mismo proveyó en las Escrituras para que podamos tener una vida espiritual saludable que nos haga más a la imagen de Jesucristo y que sea para la gloria de Dios.

Liliana Llambés

De la hermana Lily aprendí sobre el valor de tener una relación íntima con el Señor sin importar nuestras ocupaciones como mujeres.

No hay nada más que nos aparte del Señor como los quehaceres de cualquier tipo! En la Biblia, la historia de Marta y María con Jesús aprendemos mucho.

Marta reflejaba preocupación por llevar a cabo sus quehaceres y había perdido lo que realmente tenía valor.

Amiga, seamos sinceras, hoy día nuestros quehaceres diarios, incluyendo el trabajo de oficina, los negocios, etc., nos alejan de tener una relación cercana e intima con nuestro Dios.

Lamentablemente el no saber equilibrar los quehaceres con el tiempo que necesitamos para orar, leer la Biblia y participar de las reuniones de nuestra congregación, nos ha hecho centrarnos solo en llevar a cabo los quehaceres de la casa y el trabajo. Igual que Marta, hemos perdido el valor de estar con nuestro Dios.

Esta historia no es un cliché. Esta ahí por una razón muy importante. Las mujeres nos envolvemos en los quehaceres muchas veces de una forma exagerada y no damos lugar a nada más.

Dios nos dije aquí que Él está a la espera de nosotras y que es tiempo de acercarnos a Él de manera integra e iniciar con nuestras disciplinas espirituales.

Así que mi deseo es que adquieras el libro y puedas ser instruida igual que yo, en esto del tiempo dedicado al Señor como la historia de María y Marta, y los demás temas presentados en el libro.

Ahora compartiré algunas frases que nuestra hermana Lily escribió que llegaron a mi corazón; son muchisimas palabras que me impactaron, pero les quiero dejar con el deseo de adquirir el libro:

” Nuestra identidad cambia una vez que entramos en una relación con Cristo.”

“Es importante vivir lo que creemos con entusiasmo y pasión. En nuestra vida cristiana debe haber un equilibrio entre nuestras creencias más profundas y la emoción que nos produce vivir lo que predicamos.”

“La obediencia nos ayuda a caminar más cerca del Señor.”

“Vivir bajo la presencia del Señor debe ser un anhelo durante todos los tiempos de nuestras vidas.”

“Nuestro corazón es transformado cuando el Señor hace que abandonemos nuestros pensamientos equivocados y recibamos los suyos que son verdaderos y libertadores.”

“La Palabra nos muestra nuestro pecado y nos da libertad al pedir perdón y al disponernos a vivir una vida de obediencia.”

“Memorizar la Palabra de Dios es almacenarla en el chip de nuestra mente para que el Espíritu Santo, que mora en nosotros, nos la recuerde en el momento oportuno.”

“Se necesitan solo tres días de no estudiar y orar para que tu vida comience a extraviarse.”

“La oración no es para entretenernos, sino un mandato de nuestro Señor Jesucristo para cultivar nuestra relación con Él y nuestro crecimiento espiritual.”

“Una de las disciplinas espirituales más olvidadas es el ayuno.”

“Ayunar tiene como objetivo final que nos parezcamos más a Cristo.”

“Somos embajadoras de Cristo, así que es indispensable que usemos nuestro tiempo con Dios y que desarrollemos nuestras disciplinas espirituales para glorificar al Señor y para prepararnos para las cosas de la eternidad.”

En Cristo,

Yicell

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: