La mujer y el desánimo

“Tú, Señor, escuchas la petición de los indefensos, les infundes aliento y atiendes a su clamor.”

Salmos 10:17

El desánimo, es la falta de fuerzas, decaimiento, desaliento, lo que te impide resolver o emprender algo. Falta de aliento, nos provoca tristeza y baja autoestima. No nos permite hacerle frente a nuestro diario vivir y nos deja desmotivadas.

El desánimo en nosotras las mujeres puede llegar por muchas situaciones.

Por ejemplo, el cansancio de luchar por algo, frustraciones, fracaso, problemas en casa, miedo, problemas en el trabajo, pecados que nos vencen, Etc. Todo esto nos lleva al desánimo, mermando nuestro vigor, fuerza y vitalidad. Manteniendonos cansadas, alejandonos de las cosas que amamos y nos gusta hacer, es como si derrepente perdiéramos el interés de las cosas, mientras nos mantiene alejadas y aisladas.

Al entrar en este estado se debilita nuestras vida espiritual, alejándonos de la oración, de la lectura y el estudio de la Biblia, dejándonos vulnerables a expensas de las tentaciones, pensamientos pecaminosos y la pasividad.

Dios no quiere vernos desanimadas. Él desea que le confiemos todas nuestras situaciones. Solo Dios puede cambiar el desánimo por gozo.

Dios nos ofrece una vida llena de gozo permanente, nos ofrece vida abundante, nos fortalece y nos da las herramientas para enfrentar el día a día.

El desánimo no tendrá cabida en nosotras porque la paz y la seguridad de nuestro Dios llenará nuestros corazones.

“Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar.”

Mateo 11:28

Qué puedes hacer si estás atravesando por el desánimo?

* Clama a Dios

La oración siempre será lo primero. Deposita en ese clamor tu corazón, Dios tomará tu cansancio. Confiésale a Él tus sentimientos. Recuerda que a Él debemos acudir cuando nos sintamos sin aliento.

* No culpes

El culpar a otros no es la solución. Lo mejor es que asumas tu responsabilidad de resolver cualquier situación y si es necesario busca ayuda en tu congregación con tus lideres de consejería.

* No te encierres, ni te aísles

Busca la compañía de otras mujeres en tu congregación. Por cualquier vía, únete a un grupo de oración, estudio de la Biblia o simplemente para conversar y buscar apoyo en tus hermanas de la iglesia.

Recuerda, Dios es el que le da sentido a nuestras vidas! De Él no debemos separarnos NUNCA.

“Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada.”

Juan 15:5

No te aferres, no busques, ni hagas cosas que te puedan dañar o que después puedas lamentar.

Acude a Dios para recibir ánimo, fortaleza y seguridad, Él hará posible que puedas enfrentar esa situación que te desanima, sin que desmayes ni te quedes sin fuerzas.

“!Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.”

Josué 1:9

En Cristo,

Yicell

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: